jueves, 15 de junio de 2017

Fiesta del Inty Raymi y los alimentos






                                            Colada de uchujaku

   

La Fiesta del Inty Raimy [1] se celebra desde el 21 de junio, es considerada como el comienzo de la cosecha, pertenece al ciclo agrario de los Andes, y es una de las cuatro grandes celebraciones [2] que giran en torno al imaginario del homenaje a tierra, fuego, aire, agua, por brindarnos sus frutos, energías, y alimentos sagrados. “La Fiesta del Inty Raimy, es un agradecimiento al dios Sol, por la buena cosecha, por la abundancia que hemos obtenido en el año” (Luis Yacelga, comunicación personal, 13, junio, 2017). En Otavalo, provincia de Imbabura, Ecuador hay abundancia de frutos que brinda la tierra como maíz, fréjol, haba, alverja. En cuanto a los animales están presentes el cuy, y la gallina.

Los alimentos del Inty Raymi en Otavalo


     La ciudad de Otavalo se encuentra ubicada en la provincia de Imbabura al norte de Ecuador, la mayoría de sus habitantes pertenecen a los pueblos originarios quichuas: otavaleños, imbayas, peruchos, aún mantienen su vestuario, su lengua, su cultura y sobre todo su alimentación ancestral, “cuando era niño recuerdo que en Otavalo para esta fecha de fiesta, habían preparaciones singulares como cuy con papas, chicha de jora, uchujako [3], y el mediano [4]” (Segundo La Torre, comunicación personal, 12, junio, 2017).

 Cuy con papas

Chicha de jora


      Para la preparación del uchujaku se mezcla maíz blanco, maíz amarillo, maíz negro, alverja, habas, cebada. Primero se pelan los granos y se secan, luego se tuesta levemente el maíz, y también las habas para que dé más sabor, luego molemos los granos para obtener una harina, ponemos a hervir en agua y agregamos achiote [5] en grano y comino.


     Para la preparación de la chicha de jora, primero se selecciona los maíces para que se transformen en el mismo terreno, así se obtiene la jora fermentada que se seca y muele. Luego se cocina con agua y con panela [6] para que de un sabor especial. Finalmente se deja reposar en vasijas de barro bien tapadas para que fermenten. De acuerdo al tiempo de fermentación, la chicha va adquiriendo más grado alcohólico.


     El mediado es un plato grande que se da a los compadres como signo de agradecimiento, hoy en día también se entrega en la Fiesta del Inty Raymi cuando llegan a las casas grupos de músicos y danzarines. Este plato era acompañado de chicha de jora bien fermentada.


 La celebración del Inty Raimy en Otavalo
     
     El Inty Raymi se celebra los días 22 y 23 de junio. El 22 hay el armaychisi que es el baño ritual a las 10 o 12 de la noche para purificarse de las malas energías. Para no sentir frio en el río o en la cascada, primero se ortigaban [7], y luego procedían al baño ritual entre cantos quichuas e interpretación de payas [8] y redoblantes [9]. Este ritual les permitía celebrar el Inty Raimy por varios días que incluían música, danza, comida, y la Toma de la Plaza que es una pelea ritual entre dos comunidades o parcialidades para verificar los linderos entre familias o entre pueblos; también se realizaba como agradecimiento a la tierra por brindar los frutos en abundancia, pues a veces había peleas en donde se derramaba algo de sangre.

Armaychisi o baño ritual 

Músicos recoren casas, campos, plazas con rondín, melódicas, guitarras, mandolinas, bombos, flautas 

Toma de la Plaza, o Hatun Punsha 

Video Toma de la Plaza, o Hatun Punsha


     Después del armaychisi, se iba de casa en casa tocando instrumentos musicales y cantando, generalmente los dueños ya tenían preparados chicha, medianos y mucha comida para agradecer y homenajear a los intyraimistas. La gente admiraba a los buenos músicos que interpretaban sanjuanitos y el ritmo musical denominado inty raimy, o zapateado.


     El día 23 de junio algunos van a la iglesia para que el sacerdote católico celebre una misa a su santo principal, luego entre familiares comparten comida de los medianos y  toman chicha.

     Sin embargo varios pueblos y comunidades celebran las fiestas completas del Inty Raimi del 21 al 28 de junio, de la siguente manera:  Inti watana, o amarre del sol wambra punlla. Armay chishi, o baño ritual ruku chishi. Kastillo Wuarkuy, o  Amarre de Castillo. Jatún Punlla, o Gran día. Wawakunapa punlla. Kallarik Capilla, o Inicio de la toma de la Capilla. Chaupi Capilla, o Segundo día de la toma de la Capilla. Capilla Mishay, o Último día de la toma de la Capilla. Kushnichi Punlla, o Purificación del Espíritu del aya uma, Warmi punlla, o Día de las Mujeres.



     Después del Inty Raimy, -ya pasado el 29 de junio, hasta el mes de agosto-, se celebra la fiesta de San Pedro, donde hay la ceremonia de entrega de gallos, o entrega de uyanzas para el castillo, música, danza, y otra clase de comidas y alimentos.


El Inty Raimy en los tiempos de San Juan


     El Inty Raimy, la Fiesta del Sol, por la evangelización católica y la extirpación de los dioses y las cosmovisiones de los pueblos del Tawantinsuyo,  se sincretizó con el calendario católico, así la celebración pasó a denominarse en Otavalo, Fiesta de San Juan, incluso de ahí proviene el nombre del ritmo musical que se bailaba para esta ocasión, el sanjuanito ecuatoriano, “la costumbre privativa de estos lugares es el baile de San Juan entre los indios y los blancos que persiste con el mismo fervor de lo pasado. Los indios pasaban la mitad de los tributos en la fiesta, y se entregaban al baile y a la crápula por tres o cuatro días seguidos” (1).


     Para los años 90 del siglo XX, después del Levantamiento Indígena, Ecuador entra en una etapa de reconocimiento de sus raíces culturales y de afirmación de las sabidurías y cosmovisiones de los pueblos originarios, entonces se retoma el nombre de Inty Raimy; para 1998, la constitución del Ecuador reconoce al Estado como pluricultural y multiétnico, además de reconocer los idiomas quichua y shuar.


“Artículo 1.- El Ecuador es un estado social de derecho, soberano, unitario, independiente, democrático, pluricultural y multiétnico. Su gobierno es republicano, presidencial, electivo, representativo, responsable, alternativo, participativo y de administración descentralizada…” (2).



     En el año 2008 también la constitución ecuatoriana reconoce los derechos de la naturaleza, los pueblos originarios, los idiomas nativos, y además suma la sabiduría del Sumak Kawsay [10].


“Art.  1.- El  Ecuador  es  un  Estado  constitucional  de  derechos  y justicia,  social,  democrático,  soberano,  independiente,  unitario, intercultural,  plurinacional  y  laico.    Se  organiza  en  forma  de república y se gobierna de manera descentralizada…” (3).



     Una serie de reflexiones antropológicas, sociológicas, filosóficas, económicas, ideológicas, políticas y culturales se han suscitado durante estos años con el aporte de varios pensadores indígenas y mestizos sobre las cosmovisiones y sabidurías de los pueblos originarios del Ecuador, incluso se han reindivicado las otras fiestas del Tawantinsuyo en el área andina de Ecuador, como Pawcar Raimy, Kolla Raymi, Kapak Raymi [11], que completan el circulo agrícola de siembra y cosecha, además en este momento se estudian las tecnologías milenarias ancestrales, los alimentos sagrados milenarios y las plantas medicinales.


Los alimentos de los Otavaleños


     Los Otavaleños se alimentaban con maíz, papas, ocas, mashua, zapallo, zambo, quínua. El ají aderezaba varias comidas. El maíz era sustento desgranado  y cocido (mote), y tostado al fuego en tiestos y molido. El nabo era otro recurso de alimentación. El capulí era una fruta indígena que ocupaba el lugar preferido de regalo (1). La alimentación acompañaba a los entierros funerarios, demostrando su importancia, “se enterraban con sus cántaros de chicha…hasta hoy los deudos depositan ocultamente en el ataúd: huevos, maíz, pan frutas” (1), por la creencia de que hay otra vida.


     El principal alimento de los Otavaleños era el maíz, “servía para la alimentación de hombres y animales, las hojas verdes son buen forraje para los animales, las tusas y las envolturas de las mazorcas sirven para fabricar papel, de los tallos se puede extraer azúcar, y del grano se prepara la maicena” (1). 

    La deidad de las chakras en tiempo del Inty Raymi en Otavalo, es el Aya Uma, un personaje que baila ataviado de una gran mascara que imita los rayos del sol. Baila en zigzag representando los movimientos de rotación y traslación de la Pachamama, y los  movimientos de la serpiente que significa sabiduría.

Aya Uma, con máscara que imita los rayos del sol


El origen pagano de la Fiesta de San Juan en Otavalo 


     Más allá de las Fiestas de San Juan, -como denominación católica-, la celebración  del solsticio de verano, es inmemorial, prehispánico, quizá esos son sus verdaderos comienzos paganos. El origen de la fiesta puede ser el enfrentamiento de dos parcialidades del lugar para adueñarse de la plaza y danzar. Primero llega una parcialidad y comienza a bailar, luego llega otra parcialidad y quieren desalojar la plaza con enfrentamientos de puños. Cuando termina una pelea, se planifica otra, mientras tanto cantan acompañados de flautas, rondadores y caracoles. A pesar de la prohibición y la intervención de policías y militares para evitar excesos, aún cientos de indígenas danzan alrededor de la plaza, cantan, bailan, interpretan rondador, flautas, armónicas, guitarras y tambores. Así están tres días enfrentándose entre parcialidades y provocándose con arengas. Los disfraces preferidos de esta fiesta son el del soldado y del mayordomo, sin embargo también han incorporado gafas a su vestuario. (4).


    Hipotéticamente se pude pensar que estos enfrentamientos entre parcialidades para celebrar el solsticio, también pueden ser el recuerdo de la conquista incaica y su influencia cultural al dejar su impronta por estos lugares de Ecuador. Así las Fiestas de San Juan, la Toma de la Plaza, o el Hatun Punsha, pueden tener el sello del ritual andino del Tinku, un enfrentamiento entre dos parcialidades con peleas, en donde se derrama sangre para declarar un vencedor como homenaje y agradecimiento al sol y a la tierra por sus frutos y por su energía; cuando terminan los enfrentamientos de igual forma celebran con cantos, danzas, música de flautas, zampoñas y tambores. De la misma forma hay un tipo de tinku con las mismas características de enfrentamiento que se realizaba en las provincias de Cañar y Azuay, Ecuador, al que denominaban el Juego del Pucara, con el enfrentamiento de dos parcialidades del hanan [12] y el urin [13] para tomarse un lugar o un lindero, al igual que la plaza en Otavalo. Así mismo hay cantos, danza, música de pingullos [14] y tambores.



El Inty Raimy en el imperio inca


     La Fiesta del Sol, en junio, fue una especie de Pascua o Raimy solemne celebrada por los reyes incas en el Cuzco. Para los incas el dios Sol era sumo, sólo y universal, con su luz sustentaba y criaba todas las cosas sobre la tierra, además era el padre de la estirpe del primer inca Manco Capac, y de la coya Mama Ocllo Huaco, descendientes del sol.


     Todos los integrantes del Tawantinsuyo asistían al Inty Raimy: jubilados, señores, capitanes, sacerdotes, curacas, así homenajeaban al rey inca como descendiente e hijo del dios sol, este a cambio oficiaba de sumo sacerdote en estas ceremonias.


     Los curacas utilizaban las mejores galas, con vestidos chapados en oro, o con alas que asemejaban a las del cóndor, del que también se creían descendientes. Otros llevaban máscaras, flautas, y tambores para el ritual de homenaje. Así mismo mostraban sus armas de guerra, como sus atabales y trompetas que muchos ministros las tocaban. Cada nación acudía al Cuzco con su gente y sus características.


Alimentación en el Inty Raimy milenario


     Antes de la fiesta ayunaban tres días ingiriendo maíz blanco crudo, agua y unas yerbas que llamaban chaucán. No encendían fuego, y no dormían con sus mujeres.


    Pasado el ayuno, los sacerdotes incas preparaban carneros, corderos, la comida y bebida como ofrenda al Sol, y todas las ofrendas traídas por los curacas de diferentes lugares.


     Las mujeres del Sol preparaban unos panecillos redondos denominados cancu, que eran de trigo amasado, sólo los ingerían en estas fiestas y en otra que la llamaban Citua. La harina la preparaban las vírgenes del Sol, así como las demás viandas para la fiesta.


     Para el pueblo,  otras mujeres hacían el pan, pero por ser considerado sagrado, la harina la tocaban las doncellas, es que está celebración era considera la fiesta de las fiestas (5).

Alimentos incas
 

     Tenían maíz sara de seis maneras, y papas turnas de tres maneras, también oca, rabanillos, ulluo, mashua, rábano, quínua, tauri, chuño, guanaco, vicuña, luyco, taruca, cuy, conejo, pato, perdiz, chichi, mosquitos de los ríos callampa, concha paco, hongos de dichos yuyos, huevos chalua, pescado, yucra, camarón, cangrejos,   apancoray; y de los indios yungas de las comidas yuncasara, camote, apicho, rracacha, mauca suya, zapallos, satiya, achira, llancay, lumo, porotos, frijoles, caihua, ynchic, maní, acipa, frutas, ají ucho, asnac ucho, pucaucho, rocoto ucho, pepinos, plátanos, uayauas, sauindo, pacay uauas, lúcuma, paltas, usuno, ciruelas, y otras hierbas y menudencias que ellos comen y sustentan en el reino (6).


La limpieza del aparato digestivo en el incario


     Se purgan cada mes, lo que llaman bilca tauri, lo hacen con tres pares de grano pesado con maca, lo muelen, se la beben, y echan por debajo con una especie de jeringa que la llaman uilcachina. Con ello tienen mucha fuerza para pelear y tener salud. Había otras purgas de indios de caídas y porrazos (6).




Bibliografía


1. Municipalidad de Otavalo. Monografía Cantón Otavalo. Tipografía y Encuadernación Salesiana. Quito, Ecuador, 1909, p. 15; 318


2. Asamblea Nacional Constituyente. Constitución  Política de la República del Ecuador. Quito, Ecuador, 1998, p. 1. Disponible en: http://www.wipo.int/edocs/lexdocs/laws/es/ec/ec016es.pdf


3.  Asamblea Nacional República del Ecuador. Constitución de la República del  Ecuador. Quito, Ecuador, 2008, p. 23. Disponible en: http://www.asambleanacional.gob.ec/sites/default/files/documents/old/constitucion_de_bolsillo.pdf


4. Buitrón Aníbal, John Collier Jr. El Valle del Amanecer. Instituto Otavaleño e Antropología. Quito, 1971, pp. 101-104


5.  De la Vega Inca Garcilaso. La fiesta principal del Sol y como se preparaban para ella. Comentarios Reales, Tomó II, capítulo XX. Cultura, Revista de la Dirección de Arqueología y Cultura, Año 1, abril, mayo, junio, No 2. Lima, 1956, pp. 72-74.


6. Guamán Poma de Ayala Felipe. Nueva Crónica y Buen Gobierno. Versión paleográfica de Franklin Pease G. Y. Casa de la Cultura del Perú. Lima. 1969. p. 37; 39.  



Notas

[1] Fiesta del Sol.


[2] Inty Raimy, Fiesta del Sol-cosecha; Pawcar Raimy, Fiesta del Florecimiento-cosecha; Kolla Raimy, Fiesta de la Luna-siembra; Kapak Raimy, Fiesta del Cambio de Autoridades-siembra.


[3] Uchujaku, colada de sal preparada con ocho granos. Palabra entre castellano, ocho; y quichua jaku, harina.


[4] Mediano. Plato grande con cuy, papas, gallina, mote, tostado, haba, alverja, fréjol, ají molido en piedra y pan.


[5] Achiote. Colorante y saborizante vegetal de color rojo, muy utilizado en Ecuador.


[6] Panela. La panela se obtiene de hervir a altos grados centígrados el jugo de la caña de azúcar, y luego secarla en unos moldes cuadrados. Hay panela negra, y panela amarilla.


[7] Ortigarse. Darse en el cuerpo con una hierba llamada ortiga que produce urticaria, pero es muy buena para la circulación sanguínea por los elementos químicos que contiene.


[8] Paya. Instrumento musical pentatónico de viento realizado en carrizo, es la base del rondador.


[9] Redoblante. Instrumento de percusión.


[10] Sumak Kawsay, Buen Vivir


[11] Pawcar Raimy, Fiesta del Florecimiento; Kolla Raymi, Fiesta de la Luna: Kapak Raymi, Fiesta del Cambio de Autoridades


[12] Hanan, arriba


[13] Urin, abajo


[14] Instrumento ecuatoriano aerófono vertical con insuflador y huecos para obturar las notas musicales


Colada de Uchujaku 

Ingredientes
200 gr harina Uchu Jaku
 2 litros agua 
500 gr papa (dados medianos) 
1 hoja  laurel 
1 rama apio 
1 rama cebolla blanca 
50 gr cebolla paiteña 
50 gr cebolla blanca 
50 gr cilantro 
sal al gusto   
600 gr de costilla
 
Preparación
En una olla colocamos la costilla de cerdo más agua fría y los llevamos a ebullición, bajamos el volumen y aromatizamos con la hoja de laurel, la rama de apio, la rama de cebolla blanca y los dejamos para hacer un fondo.

Aparte en una olla una vez que el fondo este listo retiramos los pedacitos de carne de las costillas y  hacemos el refrito con un poco de aceite y adicionamos la carne de cerdo las doramos bien y ponemos las cebollas,

Luego juntamos a esta preparación también el choclo y adicionamos la mitad del fondo llevando a cocción el choclo para ahí adicionar las papas, dejando que se cocinen también, hay que tener cuidado que no evapore mucho.

Con la otra mitad del fondo frío diluimos la harina y la colocamos en la preparación anterior para al final rectificar su sabor con sal, queso rallado y el cilantro. 





Patricio Matute, Educador/Gestor cultural
Jorge Parra, Docente/Universidad de Cuenca
Arturo Quizhpe, Director/ReAct Latinoamérica

lunes, 12 de junio de 2017

DULCES DE CORPUS EN CUENCA


    Video Corpus Christi en Cuenca

     
     Hay fiestas singulares de la ciudad de Cuenca en donde se pueden degustar los alimentos característicos de este lugar.

     El Corpus Christi es una fiesta religioso-popular escenificada esta semana de junio, coincidiendo con el Solsticio y las Fiestas del Inty Raymi. Durante siete días se homenajea al cuerpo y la sangre de Cristo, de ahí su nombre. Se desarrolla  estrictamente en el parque central de la ciudad, donde hay globos gigantes de papel de seda, quema de castillos con juegos pirotécnicos donados por instituciones, asociaciones de profesionales, comerciantes y medios de comunicación, también hay Bandas de Música Popular, artistas, celebración eucarística en la Catedral La Inmaculada, procesión de Corpus Christi, y los lugares especiales de expendio con una serie de dulces, confites, panes, a los que denominan dulces de corpus.     



      Esta es una tradición muy antigua de la ciudad que la disfrutan todos, es el tiempo justo para mimar el paladar con los dulces y las bebidas de la temporada. Comenzó en el la época colonial cuando las monjas de los claustros de la ciudad, obsequiaban dulces a los devotos que iban a rezar al Santísimo durante esta época de junio. Aunque el sabor de los dulces ha cambiado porque antes los insumos para confeccionarlos eran más puros, como las frutas que no contenían elementos químicos, sin embargo el espíritu de la fiesta se ha mantenido por largo tiempo.

     Entre los principales dulces tenemos: pan de viento, suspiros, quesadillas, cambray, rosquitas, cocadas, turrones  de alicante, roscas de yema, huevos de faltriquera, aplanchados, bocaditos, cachos, pan de pasas, orejas de mantequilla, arepas, alfajores, borregos de azúcar, quesitos, bolas de queso, jalea de manzana.




     Las señoras que expenden en los sitios de los dulces de corpus, dicen que los cuencanos son muy dulceros y por eso hablan de esa forma muy particular, cariñosa y respetuosa. Cada noche van a la celebración eucarística en la Catedral de La Inmaculada, y luego salen a comer los dulces, porque están comiendo el cuerpo y la sangre de Cristo, como una especie de rictus de homenaje. La comida y los alimentos en esta ciudad están ligada a la profunda espiritualidad de sus habitantes.


Programa del Corpus Christi 2017

Jueves 15
17:00 Iglesia San Sebastián, exposición del Santísimo 

18:00 Catedral de la Inmaculada participan centros educativos e instituciones públicas.

19:00 Celebración eucarística del Septenario





Patricio Matute, Educador/Gestor Cultural

Jorge Parra, docente/Universidad de Cuenca

Arturo Quizhpe, director/ ReAct Latinoamérica

sábado, 10 de junio de 2017

Sabiduría etnobotánica Latinoamérica 1



Video Plantas Medicinales Azuay


     Mama Amada Aguilar, Jambiruna/Sanadora, tiene un local en el segundo piso del Mercado 10 de Agosto de Cuenca, desde hace muchos años ofrece y recomienda plantas medicinales para las diferentes dolencias del cuerpo y el alma, sabiduría que heredó de sus abuelos y padres.

El Parque Nacional Caxas, Cuenca, laboratorio natural desde la sabiduría del pueblo quichua Cañari, hasta los Incas, y luego los mestizos. Hay plantas endémicas aún poco estudiadas, su microbioma es todavía sano

     
    La increíble sabiduría de mamas, abuelas, hijas y nietas, es un baúl grande de comparticiones para la prevención en salud y cura de enfermedades. Durante siglos ésta tradición cultural fue transmitida oralmente y desde el ensayo-error.

     La etnobotánica de Ecuador y en especial de las provincias de Cañar, Azuay y Loja, es muy sustanciosa por la variedad de pisos ecológicos y microclimas que van desde los 5 000 metros sobre el nivel del mar en la cordillera de los Andes, hasta los valles cálidos sobre los 700 metros. Esto permite tener plantas cálidas y plantas frías que vienen a paliar las enfermedades y dolencias con la correcta utilización de dosis, en los tiempos y espacios necesarios para su ingesta, como también tomando en cuenta el color claro u oscuro, el aroma, y el sabor dulce o ácido de las mismas. Curar con plantas es un arte, y en Latinoamérica los Kallawayas de Bolivia han sido los médicos nativos que han difuminado sus saberes por estas tierras andinas, aquí está su herencia y su ADN cultural, como la tenía nuestra querida Jambiruna azuaya, recién desaparecida, Robertina Vele Zhingri, a quien queremos dedicar esta humilde investigación desde la comunicación cultural y la antropología cultural. 


Video Los Kallawayas, tradición viva que sana


Mama Robertina Vele Zhingre, Jambiruna, siempre está presente en la sabiduría del pueblo Cañari



Aire limpio, agua limpia, tierra, sana, microbioma sano en el Parque Nacional El Caxas de Cuenca, laboratorio natural milenario


     Hay variedades nativas de plantas increíbles que aún no han sido descubiertas y que presentan características especiales para prevenir enfermedades graves, con la particularidad de que crecen en los pajonales cercanos a los 3 000 y 5 000 metros de altura. La singularidad de estas plantas quizá se deba al microbioma limpio/puro de los Andes en donde no ha llegado aún la polución y la contaminación de aire, agua y tierra. Ingerir esas plantas con un microbioma sano, permite controlar el avance de ciertas dolencias. Supimos de variedades fitogeneticas como el shipalpal (palabra cañari), o una variedad denominada chuquiragua, o carne humana, como otras como gañan, pumamaqui, guagual, todas variedades endémicas de los cerros de esta parte del planeta.


El lugar-hospital de compartición de plantas medicinas en el Mercado 10 de Agosto de Cuenca, puede ser un aliado para emprender en la sanación de algunas dolencias 


       Es inminente emprender en el estudio de la etnobotánica de esta parte andina para dar paso al concepto de hogar como clínica, así no necesitaríamos de los médicos, porque nosotros seríamos nuestros propios medicos, como plantea el Comunicador en Salud Bacterial de ReAct Asia, Satya Sivaraman, o como lo están emprendiendo en el sur de Argentina, en San Martín de los Andes y la Patagónia, la Red Jarilla de Plantas, con sus amados yuyos, como lo llama la Profesora Sandra Marín y una serie de amigas y amigos que bregan porque estos yuyos sean reconocidos como medicinas limpias, alternativas a la industria trasnacional de los fármacos.



Satya Sivaraman, Comunicador en Salud, de ReAct Asia




Patricio Matute, Educador/Gestor Cultural

Jorge Parra/Docente, Universidad de Cuenca

Arturo Quizhpe/Director, ReAct Latinoamérica.