viernes, 17 de febrero de 2017

Plantas sagradas, medicinales y alimenticias


América es un laboratorio natural, por la diversidad de pisos ecológicos, hay un sin número de plantas que cumplen un papel estético, pero también son parte de la soberanía y la seguridad alimentaria, son parte de la identidad cultural, y de la sabiduría milenaria de los pueblos ancestrales.



En la chacra de los hogares,  de las comunidades, de varios centros educativos e instituciones, no puede faltar el lugar para las plantas que sanan. Cuando hacemos una “agüita” en forma de infusión o tizana,  con estas plantas, se activa la memoria histórica y la tradición oral que rememoran las enseñanzas de la medicina natural, una parte fundamental en la cosmovisión de los pueblos americanos. Las mujeres, las abuelas, las mamas, son un punto importante en la transmisión oral de conocimientos de las plantas. Desde milenios han experimentado y comprobado la validez de la medicina natural.



Hay plantas que sus partes tiene diferentes utilidades, son alimento y medicina; su  raíz, tallo, hojas, y fruto,  sirven para diferentes cosas.



El uso de plantas y la medicina natural, rompen el círculo paciente-enfermedad-médico-industria farmacéutica.  


Es necesario emprender en un censo de plantas medicinales, plantas sagradas, plantas como especias, y plantas comestibles que se utilizan todos los días para una alimentación saludable.


Un sistema de salud debería respetar y complementar las medicinas ancestrales y alternativas con la medicina occidental. Hay ya interesantes propuestas con el “parto vertical de los pueblos originarios” en los hospitales, en donde se utilizan varias plantas medicinales para el parto, pero también para el “post parto”, que en algunos lugares de las comunidades andinas de Ecuador, denominan “Cinco”, una especie de ritualidad milenaria andina que permite "encadenar" a la parturienta y bañarla con las plantas del cerro, después de cinco días.

Algunas plantas medicinas son: Alelí, sábila, apio, sangoracha, borraja, oreja de burro, cedrón, diente de león, escancel, floripondio o guantug, geranio, hinojo, jícama, lirio, llantén, maca, malva, menta, mortiño, nabo, orégano, ortiga, paico, pena-pena, romero, santa María, sauco, tilo, toronjil, verbena, violeta, cacho de venado, chuquiragua, joyapa, ojo de venado, valeriana (Chaski Warmikuna, Gamma-CEN, 2014), manzanilla, manzanillón, guagual, pumamaqui, caballo chupa, shilpalpal, carne humana, san Pedro, uña de gato, sauco, perenjil, cilantro.







Bibliografía
Chaski Warmikuna, Gamma-CEN, (2014), Buscando nuestro lugar en la tierra. Algunas plantas medicinales de Saraguro, Cuenca, Centro Gráfico Saleciano: 17-87



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada